El secreto de la belleza es ser tú misma!

    Una parte fundamental de cualquier rutina de piel es la crema hidratante o humectante. Las cremas pueden ser hidratantes (a base de agua) o humectantes (a base de aceites). Las cremas hidratantes restauran los niveles de agua de la piel y la nutren para que se vea saludable, suave y linda. Ayudan a mantener la barrera protectora de la piel y protegerla de los agresores externos. También evitan la resequedad y sensibilidad por pérdida de hidratación. Las cremas humectantes restauran los aceites esenciales que necesita una piel seca, regresándola a una textura tersa, saludable y aterciopelada.